Martes, 21 de octubre de 2008
Publicado por Detective_en_paro @ 19:31
Comentarios (0)  | Enviar

Querida Olenska,

Varias semanas hace que no atiendo nuestra correspondencia. La culpa la tienes tú querida compañera. Al leer esa frase tuya sobre El Caballero Oscuro en la que decías que era "larga, sin ritmo y poco original" resbalé con el poco gusto cinematográfico que rezumba aquella carta y por poco me abro la cabeza. De acuerdo que no es El Padrino, pero por todos los autores de novela negra que pueblan los cielos (que no serán muchos) ¿me puedes decir qué películas has visto en el último año incontestablemente superiores a la de Nolan?

El caso es que me recuperé de las lesiones de ese primer párrafo y pude terminar la carta. Algo que me hizo restablecer mi creencia de que en algún lado de tu aristocrático corazón tenías gusto fílmico. Así querida, volvemos a estar de acuerdo en algo. Y ese algo es El Tren de las 3:10 (remake de un excelente film clásico) que sorprendentemente para su papel de revisión de una película cumple a la perfección y se convierte en uno de los mejore westerns de los últimos años (que como ya apuntabas tú, no es decir mucho tras productos descafeinados como Enfrentados). Este El tren de las 3:10 tiene un tándem de actores bárbaro y una buena historia, mejor rodada. Buen gusto por el western que demuestra que no es un género muerto, aunque sí muestre las diferencias entre el cine de antaño y el contemporáneo: la principal, qué poquito dejan al espectador las producciones de hoy a la imaginación del espectador. Todo ha de ser contado...

Pero en cualquier caso: grande película e incomprensible que haya llegado a nuestras pantallas con tanto retardo.

Hoy querida mía, además de contestarte a tu anterior post quería hablarte de Ché, el argentino, el nuevo trabajo de Steven Soderbergh sobre el mítico personaje histórico. Como has visto he titulado el post: Ché que estás en los cielos. No es en vano. Dos razones, además de la turbiedad etílica que suele empañar mi cerebro, me han empujado a ella: que Soderbergh ha desperdiciado la oportunidad de hacercarse humanamente al Ché y se ha dejado llevar por la épica del mito revolucionario y que Benicio del Toro realiza una interpretación sublime que bien podría alzarle al olimpo del Oscar.

Por lo demás la película funciona como bioepic y cinta bélica que es a las mil maravillas. Se ve bien, está bien realizada y tiene un gran montaje. Hay que destacar, además, la soberbia interpretación del actor que interpreta a Fidel.

Aún así como acercamiento cinematográfico al Ché, me quedo, con menos presupuesto e interpretaciones mucho menos redondas, con Diarios de Motocicleta (la película de los 60 con Omar Shariff haciendo de Ernesto Guevara no he tenido el placer de verla aún).

Poco más te puedo contar querida mía, salvo que hoy he cambiado el sombrero de ala ancha que me regala el bueno de Bogart por la evidente boina con estrella roja.

Siempre guerrillero,

Detective en Paro.

Tags: el tren de las 3:10, che, benicio del toro

Comentarios